03 enero 2010

Coloreando mi adiós

Blanco. Mientras me coloco el cinturón de nuevo y recojo mi bolsa de mano, echo la vista atrás e intuyo sus caras a lo lejos, tras el control de seguridad. Ahí están ellos, despidiéndome con aspavientos y sonrisas en la cara, quizá lágrimas en los ojos, que no llego a intuir. Lanzo un último beso al aire, mientras trato de retener esa fotografía, y me sumerjo en una amplia y luminosa Terminal sin fin, como si la luz no estuviera al final del túnel, sino en el mismo recorrido que ahora empiezo.


Gris. Asiento 15A. Ventanilla. Una pareja de argentinos sesentones se levanta para dejarme acceder a mi asiento, y el hombre, canoso, corpulento, de voz melódica y amable, me aprieta el hombro y bromea: "¡Te estábamos esperando! Te hemos reservado tu sitio, chico!". Sonrío, no demasiado, mientras los motores empiezan a rugir y el avión se desliza suavemente por la pista, como si quisiera alargar esos últimos segundos en (mi) tierra. Miro el cemento gris, desgastado, a ratos agrietado, hasta que algo a lo lejos consigue llamar mi atención. Me pongo las gafas y entonces vislumbro en la lejanía la montaña de Montjuïc y su castillo, erigiéndose altiva sobre el puerto de Barcelona. Y no aparto la vista de ese paisaje, ni tan solo cuando el avión inicia su frenético sprint hacia un horizonte cargado de nubarrones .


Naranja. Mientras un surco de lágrimas empapa mi cara, las imágenes, los recuerdos y los momentos se entremezclan en mi cabeza como si de un adolescente collage se tratara. Aunque el avión se eleva y se aleja, sigo mirando esa montaña, ese castillo, ese puerto, esos escenarios que me anclan a mi vida de siempre. No hago más que mirar atrás, temeroso, casi minusválido de valentía. Hasta que un rayo de luz tiñe el costado del avión, mi ventanilla y parte mi rostro en dos hasta casi cegarme. Justo en el lado contrario a la costa, un precioso Sol anaranjado amanece entre aquellas nubes que lo ocultaban. Ya no lloro. De repente, toda esta historia que inicio empieza a parecerme mucho más clara.

2 comentarios:

Elena dijo...

ay alex...te quiero...es muy bonito pero...la pena 5 minutos y yá está vale?te quiero mi vida...elena

esther dijo...

Jó Alex....m´emocionat molt....pero está molt bé ...cambi de xip i a començar aquesta nova aventura en la teva vida que tu sol t´has guanyat ( lo tuyo te a costao ) l´ho que et deia... aprofita cada segón d´aquesta oportunitat única i tornarás plé de noves experiencies...coneixences i noves amistats...i segur que aquest és el primer de molts viatjes que farás en el futur i la teva maleta estará sempre plena de tot el que vagis recullint d´arreu....t´estimo molt i estic molt orgullosa de tu....jo no ho dic massa sovint...pero suposso que ja ho saps....Esther

Publicar un comentario

.